Facebook



Meditando

Deja brillar la Luz

Años atrás le pedí a un amigo que me hiciera una pieza de vidrio de diferentes colores que serviría como una pieza central para un escenario de televisión que estaba diseñando. Sabía muy poco  en ese momento del inmenso trabajo que llevaría preparar ¡esa obra maestra!

De hecho, observé todo el proceso. Desde el dibujo inicial, la recolección del vidrio de colores y el trabajo tedioso de conectar todos los pedazos de vidrios cortados hasta formar un hermoso cuadro en donde se miraba la belleza de la Tierra.  Aquí les presento algunas observaciones.

Llevó mucho más tiempo de lo que pensé. Tiempo para dibujar, tiempo para comprar, tiempo para hacer y tiempo de secado. Era un gran desafío de espera con poco conocimiento sobre el resultado del proyecto. ¿Le suena eso familiar?  Cuando usted pasa horas sobre proyectos y cosas que realmente ¡no sabe cuál será el resultado!

Cada pedazo de vidrio que se rompía una y otra vez representaba un gasto. Yo estaba asombrado por todos esos pedacitos que me parecían insignificantes pero que tenían gran valor para el fabricante. Cada corte estaba hecho con precisión y con la intención de ser colocado en el lugar apropiado  del dibujo.  Corte tras corte, algunos redondos, otros angulares, algunos pequeños y otros grandes; pero todos con la intención de ser el ajuste perfecto para nuestra pieza de arte que aún debía ser montada.

Era un trabajo de tiempo y paciencia, me refiero a unir pieza tras pieza. Aparte de las conexiones de cada pedacito, todo tiene que estar interconectado, pegado y soldado. Y después  esperar a que se seque antes de poder continuar. Así que en cada paso hay un tiempo de espera antes de poder seguir al siguiente paso. ¡Que paciencia ha tenido mi amigo! Sin poder movernos rápidamente, nosotros hablábamos y yo aprendí una pequeña parte de éste arte. 

Fue una experiencia dolorosa. Yo no supe, pero mi amigo se cortó una y otra vez. Y aunque era de una manera pequeña, eran cortadas dolorosas, sin embargo él no podía detenerse. Un poco de pegamento fuerte y se iba de nuevo a cortar un poco más de vidrio.

Se necesitaba luz. Cuando la pieza estaba terminada era en verdad una hermosa obra de arte. Fue colocada en el centro de un escenario de enseñanza. Pero en verdad  no se apreciaba mucho hasta que la luz  se mostraba a través de la pieza. Se convertía en una hermosa pieza con múltiples colores y esquemas. Cada pieza se volvía viva de color y propósito. Yo simplemente me sentaba y miraba el trabajo. Las grandes cosas toman tiempo aún en las manos de un experto.

La pieza era muy interesante, era un cuadro del mundo. Muy a menudo me hacia pensar en el pueblo de Dios pues todos somos diferentes y de colores múltiples. Pero cuando se nos forma y une, formamos este cuerpo extraordinario que cuidadosamente fue montado por El Creador Perfecto, pero que tiene poco significado hasta que su luz brille a través nuestro.

 

Pastor Rubén Méndez

Iglesia Cornerstone

 


Horario de Servicios

Servicio Dominical
  2:00 pm
Praise Center
Oración de Mujeres
  Martes 10:00 am
Capilla
Adoración & Estudios Bíblicos
  Miércoles 7:30 pm 
Praise Center

Próximos Eventos